91 138 50 10 info@fisiooslo.com

Calle Oslo 9, 28922, Alcorcón, Madrid

|     Síguenos en :

¿Qué es la Fisioterapia del suelo pélvico?

Publicado por: Fisitioterapia Fisiooslo

¿Qué es la Fisioterapia del suelo pélvico?.

Aunque cada vez se oye más hablar sobre Fisioterapia del suelo pélvico, esta disciplina sigue siendo a día de hoy una gran desconocida. Quienes creen saber en qué consiste, a menudo tienen una idea parcial de lo que implica, pensando que sólo es necesario acudir a ella después de haber dado a luz o una vez llegada la menopausia.

En este artículo voy a contarte qué es la Fisioterapia del suelo pélvico, qué disfunciones son las que con más frecuencia vemos en consulta, cómo trabajamos los fisios en esta especialidad, qué es una valoración pelviperineal y… por qué, de entre todas las profesiones que existen, y de las áreas que abarca la Fisioterapia, un día decidí que era ésta la especialidad en la que quería formarme y trabajar para ayudar a los demás.

¿Fisioterapia… de qué?

Fisioterapia deportiva, infantil, respiratoria, neurológica, traumatológica… Cualquiera de estos apellidos que acompañan a la palabra Fisioterapia suelen ser más fáciles de identificar con la labor que los fisios realizan junto a sus pacientes, que cuando nos referimos al ámbito uroginecológico.

Para comprender qué es la Fisioterapia pelviperineal, antes hay que saber qué significa eso del suelo pélvico: qué es, qué funciones tiene y por qué es tan importante cuidar esta parte de nuestro cuerpo, de ellas y de ellos.

Fisioterapia de… suelo pélvico

Ahora sí. Una vez aclarado lo esencial, ya puedo contarte, sin que pongas cara de póker, que la Fisioterapia pelviperineal (que procede de la unión de los términos “pelvis” y “periné”) es una disciplina terapéutica que permite evaluar y tratar disfunciones del suelo pélvico y de la esfera sexual que acompañan a la mujer en el posparto y la menopausia y al hombre después de la cirugía de próstata.

Pero no solamente, y aquí me gusta hacer hincapié: también pueden necesitar un tratamiento preventivo o rehabilitador las mujeres que no hayan dado a luz ni estén en periodo perimenopáusico, así como los hombres que jamás hayan pasado por un quirófano para que les realicen una prostatectomía.